Lessons from the Pandemic for Congregations and Community Organizing / Lecciones de la Pandemia para las Congregaciones y el Trabajo Organizador Comunitario

(A continuación, una versión en español de esta reflexión)

COVID’s impact, how congregations adapted, and ongoing challenges 

For over two years communities navigating the COVID-19 pandemic across the nation and around the world have experienced a disruption unlike any we have seen in modern times. Faith communities which often serve as a source for spiritual well-being quickly recognized the importance of extending support to include health and wellness. 

Clergy and congregations responded with an amazing array of innovations and adaptations to meet the moment: faith leaders quickly learned to livestream their worship services and to hold congregational meetings on Zoom; members organized themselves to check in with the most vulnerable and to deliver needed food and medication; clergy held funeral services and wedding ceremonies virtually or with small numbers present to bear witness and offer love and support

Clergy we spoke with during this period shared their stress and sense of loss at not being able to be present with their people in the familiar ways, while also dealing with the impact of the pandemic’s isolation on themselves and their loved ones.

Another response from congregations was to step into the gaps of injustice and inequity that have always been evident in our healthcare system when meeting the needs of Black and Brown communities. With their communities lacking access to PPP, testing, vaccines, and medical care, BIPOC congregations and their allies organized to distribute protective gear for essential workers; secured commitments from local and state health departments to set up clinics for testing and vaccinations; hosted vaccination clinics within their buildings; educated and encouraged community members to get vaccinated; and monitored the condition of members who contracted the virus and required hospitalization. 

Faith in Action and six of our organizing federations received grant monies from The Conrad N. Hilton Fund for Sisters to carry out vaccine education and vaccination programs in Arizona, Florida, Louisiana, Nevada, Sacramento and Haiti over the past year.  With an ever-growing number of coronavirus variants and episodic surges in case numbers, congregations will need to continue efforts to educate and vaccinate community members in the year ahead,while planning how they will address the lingering health effects of long-haul COVID among their members and neighbors.

Many congregations within Faith in Action have also been part of ongoing organizing campaigns to invest federal funds for pandemic recovery (ARPA) that have been allocated to local and state governments in ways that address the structural inequities that persist within their communities. 

At this point, it is too early to say definitively what the lasting effects of the pandemic will be, but a number of significant, even existential, questions loom: 

  • What permanent toll will the pandemic take on the emotional, spiritual and physical health of clergy and lay members?
  • Are faith communities prepared to respond to that impact and ongoing need?
  • Will congregants who fell out of the habit of attending worship services on a weekly or regular basis come back to the fold? 
  • Will congregations that have lost members and financial resources remain viable or have to shutter their doors?
  • What will fill the spiritual void if congregations do not remain viable?

Here in the United States, these are a few of the uncertainties confronting the traditional faith institutions in the years ahead. And perhaps we will see a future in which institutional religion declines while more community-based expressions of worship, spiritual formation, and works of charity and justice emerge.

It is also worth considering whether some of the lessons, new practices and, most significantly, the creativity which emerged within faith communities as they adapted to the threat of the pandemic might offer solutions to these existential questions, as well as a range of other challenges to community wellness present in many historically excluded congregations and neighborhoods.

Innovations in Community Organizing, Mutual Aid and Community Care

In the field of faith-rooted community organizing, new innovations have also emerged, from how we work and organize to how we engage with and build community. Organizing via phone calls and Zoom meetings replaced the traditional in-person contacts that have long built and sustained our community-based power. As the disparate impact of COVID brought into sharper focus the underlying racial inequities in our systems, it also offered an unexpected opportunity to think more deeply about the necessity of mutual aid.  

Mutual aid can loosely be defined as an alliance to combat injustice while working to meet the immediate needs of those most impacted. In essence, it is caring for each other while working to transform society. Amid this unfolding crisis, we’ve witnessed countless acts of solidarity: from efforts to replace lost income, free mental health care, disability ally projects, monthly wellness kits for activists, and laundry mutual aid programs for our unhoused and housing-insecure neighbors. Across the nation, mutual aid groups became a crucial lifeline to people in need, highlighting the importance of equity, solidarity, and community care. These efforts were spearheaded by congregations, community groups, and individuals.

The essential need for mutual aid extends beyond the current crisis.  In light of that, it is concerning to see how mutual aid groups have seen a decline in funding, interest, and volunteers as the pandemic has continued. As we begin moving forward, we must explore the drivers of the pandemic, learn from the adage “we are all in this together” and prepare for the future by centering on the importance of wellness and care. 

In our commitment to address systemic injustices, wellness and community well-being are too often overlooked. Those who are most directly-impacted by and at the forefront of resolving complex social issues often find themselves in a perpetual state of burnout as they give more and more of themselves at the expense of their well-being.  

Despite the existence of a vaccine, and a reopening economy, food insecurity, unemployment, racial injustice, physical and mental health disparities remain relentless issues. Before and after moments of crisis and hardship, we need each other. Community care guides us towards facing systematic failures with justice and compassion while addressing overarching societal structures that push us towards isolation and individual success and further away from community and relational care.

As the demand for social services and outreach increases, we must learn from the creative ways communities have sought to dismantle structural inequalities during the pandemic. By reimagining what it means to care for ourselves and others as a practice of solidarity, placing community care at the center of strategies to reform existing oppressions provides an opportunity for congregations and communities to not only survive but thrive in this season following the pandemic committed to building a future that supports us all. 


Los impactos de COVID, cómo las congregaciones se adaptaron, y los desafíos que siguen 

Por más de dos años, las comunidades navegando la pandemia de COVID-19 a través de la nación y en todo el mundo han experimentado una alteración como ninguna otra que hemos visto en los tiempos modernos.  Las comunidades de fe, que muchas veces sirven como fuente del bienestar espiritual, reconocieron rápidamente la importancia de extender el apoyo para incluir la salud y el bienestar físico.

Los miembros del clero y las congregaciones respondieron con una gama asombrosa de innovaciones y adaptaciones para cumplir con el momento:  los líderes de fe aprendieron rápidamente cómo transmitir sus servicios religiosos en vivo y cómo celebrar las reuniones de la congregación en Zoom;  los miembros se organizaron para hacer un chequeo de las personas más vulnerables y para llevar los alimentos o medicamentos necesarios; miembros del clero celebraron servicios funerarios y ceremonias de boda virtualmente o con pocas personas presentes para dar fe y ofrecer amor y apoyo.   

Los miembros del clero con los que hablamos durante este período compartieron su estrés y sensación de pérdida de no poder estar presentes con su gente en las maneras conocidas, mientras trataban con el impacto del aislamiento debido a la pandemia consigo mismos y con sus seres queridos.

Otra respuesta de las congregaciones fue entrar a los vacíos de injusticia y desigualdad que siempre han estado presentes en nuestro sistema de salud cuando se habla de cumplir las necesidades de las comunidades de color. Con sus comunidades careciendo de acceso al equipo de protección personal, pruebas, vacunas, y cuidado médico, las congregaciones BIPOC y sus aliados se organizaron para distribuir equipo de protección a los trabajadores esenciales; obtuvieron compromisos de los departamentos de salud locales y estatales para establecer clínicas para hacer pruebas y dar vacunas; realizaron clínicas de vacunación dentro de sus edificios; educaron y alentaron a los miembros de la comunidad para que se vacunaran; y monitorearon la condición de los miembros que contrajeron el virus y que necesitaron hospitalización. 

Fe en Acción y seis de nuestras federaciones organizadoras recibieron fondos de subvención de The Conrad N. Hilton Fund for Sisters para realizar la educación sobre las vacunas y los programas de vacunas en Arizona, Florida, Luisiana, Nevada, Sacramento y Haití durante el año pasado.  Con un número cada vez mayor de variantes y olas episódicas en los números de casos del coronavirus, las congregaciones tendrán que seguir los esfuerzos de educar y vacunar a los miembros de la comunidad este año que viene mientras planean cómo abordarán los efectos persistentes en la salud de COVID a largo plazo entre sus miembros y vecinos. 

Muchas congregaciones dentro de Fe en Acción también han sido parte de campañas organizadoras continuas para invertir fondos federales en la recuperación de la pandemia (ARPA) que han sido asignados a los gobiernos locales y estatales de maneras que abordan las desigualdades estructurales que persisten dentro de sus comunidades. 

En este momento, es demasiado temprano para poder decir definitivamente cuáles serán los efectos a largo plazo de la pandemia, pero se vislumbran varias preguntas significativas, hasta existenciales:

  • ¿Cuál es el daño permanente que tendrá la pandemia sobre la salud emocional, spiritual y física de los miembros del clero y los miembros laicos?
  • ¿Están preparadas las comunidades de fe para responder a ese impacto y necesidad constante?
  • ¿Los feligreses que se desacostumbraron de asistir a los servicios religiosos semanales o habitualmente regresarán al rebaño?
  • ¿Las congregaciones que han perdido miembros y recursos financieros se mantendrán viables o tendrán que cerrar sus puertas?
  • ¿Qué llenará el vació espiritual si las congregaciones no se mantienen viables?

Aquí en los Estados Unidos, estos son algunas de las incertidumbres afrontando las instituciones tradicionales de fe en los próximos años.  Y tal vez veremos un futuro en el que la religión institucional decae mientras que emergen las expresiones más comunitarias de religión, formación espiritual y obras de caridad y justicia.

También vale la pena considerar si algunas de las lecciones, nuevas prácticas y, sobre todo, la creatividad que emergió dentro de las comunidades de fe mientras se adaptaban a la amenaza de la pandemia pueden ofrecer soluciones a estas preguntas existenciales, como también un rango de desafíos adicionales al bienestar comunitario presentes en muchas congregaciones y vecindarios históricamente excluidos.

Innovaciones en el Trabajo Comunitario, Ayuda Mutua y Cuidado Comunitario

En el campo del trabajo organizador arraigado en la fe, también han salido nuevas innovaciones, desde la manera en que trabajamos y organizamos hasta cómo participamos con la comunidad y cómo la desarrollamos.  Organizar por medio de llamadas telefónicas y reuniones de Zoom reemplazaron los contactos tradicionales en persona que por mucho tiempo han desarrollado y han sostenido nuestro poder comunitario.  Mediante el impacto dispar de COVID sacó a relucir las desigualdades raciales subyacentes en nuestros sistemas, también ofreció una oportunidad inesperada para pensar más a fondo acerca de la necesidad de la ayuda mutua. 

La ayuda mutua puede definirse vagamente como una alianza para combatir la injusticia mientras trabaja para cumplir con la necesidades inmediatas de las personas más impactadas.  En esencia, es cuidarse unos a otros mientras trabajan para transformar la sociedad.  Entre medio de esta crisis en desarrollo, hemos observado un sinfín de actos de solidaridad; desde los esfuerzos para reemplazar los ingresos perdidos, cuidado de salud mental gratuito, proyectos para discapacitados con los aliados, paquetes mensuales de bienestar para los activistas, y programas de lavandería como ayuda mutua para los vecinos sin vivienda o con vivienda inestable.  En toda la nación, los grupos de ayuda mutua se convirtieron en un sustento crucial para las personas necesitadas, realzando la importancia de la equidad, solidaridad, y cuidado comunitario.  Estos esfuerzos fueron encabezados por congregaciones, grupos comunitarios e individuos.

La necesidad esencial de la ayuda mutua se extiende más allá de la crisis actual.  Considerando esto, nos preocupa ver cómo los grupos de ayuda mutua han visto una disminución en el financiamiento, interés, y voluntarios en lo que ha seguido la pandemia.  Mediante comenzamos hacia delante, debemos explorar los impulsores de la pandemia, aprender del adagio “estamos todos juntos en esto” y prepararnos para el futuro centrándonos en la importancia de la buena salud y el cuidado.

En nuestro compromiso para abordar las injusticias sistemáticas, muchas veces la buena salud y el bienestar de la comunidad se pasan por alto. Los que son más directamente impactados por resolver los asuntos sociales complejos, y los que están al frente de esto, muchas veces se encuentran en un estado perpetuo de agotamiento mientras dan más y más de sí mismos a costo de su bienestar. 

A pesar de la existencia de una vacuna, y una economía que comienza a abrir de nuevo, la inseguridad alimenticia, el desempleo, la injusticia racial, las desigualdades en la salud física y mental siguen como asuntos implacables.  Antes y después de momentos de crisis y dificultad, nos necesitamos unos a otros. El cuidado comunitario nos guía para afrontar los fracasos sistemáticos con justicia y compasión mientras abordamos las estructuras dominantes de la sociedad que nos impulsan hacia el aislamiento y éxito individual y nos alejan más de la comunidad y el cuidado relacional.

Mediante incrementa la exigencia de servicios sociales y alcance, debemos aprender de las maneras creativas que las comunidades han buscado desmantelar las desigualdades estructurales durante la pandemia.  Al imaginar de nuevo lo que significa cuidarnos a nosotros mismos y a otros como una práctica de solidaridad, colocar el cuidado comunitario al centro de las estrategias para reformar las opresiones actuales brinde una oportunidad para que las congregaciones y las comunidades no sólo sobrevivan pero también prosperen en esta temporada después de la pandemia, comprometidos a crear un futuro que nos apoya a todos.